Hasta el 60% de la genre mayor que vive en residencias geriárticas padece disfagia, una enfermedad que causa trastornos en la deglución, de manera que el enfermo que la sufre no puede tragar correctamente ni líquidos ni sólidos, conduciendo en muchas ocasiones al atragantamiento y a la muerte. Pero, ¿por qué ocurre esto?

La Disfagia Orofaringea (DO) es una alteración asociada a la dificultad o molestia al deglutir (tragar) y que puede ocasionar graves complicaciones nutricionales y respiratorias a los pacientes. Esta alteración se produce porque los músculos encargados de ayudar a tragar no funcionan adecuadame porque no reciben correctamente los impulsos motores del cerebro. Es decir, los mecanismos de sensibilidad de la boca, faringe y laringe (garganta), están alterados y también los nervios que transportan las órdenes del cerebro que están retardados. Tanto líquidos como sólidos al tragar en vez de ir hacia el estómago, van al sistema respiratorio y atragantan al enfermo causando infecciones respiratorias.
Se trata de una enfermedad muy poco conocida y que causa la muerte en un elevado índice de casos, empeorando mucho la calidad de vida. Según ha explicado el doctor Pere Clavé presidente de la European Society for Swallowing Disorders (ESSD), secretario de la Fundación de Investigación en Gastroenterologia (FUREGA) y director de Investigación del Consorcio Sanitario del Maresme, “en algunos paciente, los alimentos de textura no adecuada pueden ser aspirados y pasar a los pulmones, causando neumonías aspirativas, que tienen una mortalidad de más del 50%”.

Tres grupos de enfermos

Se da en personas que han sufrido un ictus (más del 45%) y en personas que padecen enfermedades neurológicas progresivas como Parkinson, esclerosis múltiple, esclerosis lateral amiotrófica (ELA), demencia o distrofia muscular. Es una enfermedad frecuente en la tercera edad, ya que la padecen más del 25% de personas de más de 70 años que viven en su domicilio, el 50% de lo que están hospitalizados y hasta el 60% de los ancianos que en en residencias geriátricas.
Entre los primeros síntomas que deben alertarnos están la tos mientras el paciente come y bebe; la caída de alimentos de la boca, babeo; cambio de voz posteriormente a beber; carraspeo frecuente; la sensación de residuo en la boca o faringe, y tener que tragar varias veces; la sensación de obstrucción cervical; fiebre de 38° de repetición sin causa; o simplemente la mal nutrición, la pérdida de peso inexplicada o la neumonía.

OBJETIVO: PLATOS CON ATRACTIVO

En España, cerca de dos millones de personas sufren disfagia y muchos de estos pacientes acaban con una importante desnutrición por el hecho de no recibir una dieta adaptada. Según el doctor Pere Clavé, el enfermo deja de comer o bien por que no puede, al no tener la comida la textura y la viscosidad adecuadas, o bien porque pierde el interés porque los platos son repetitivos y poco sabrosos, provocando uno de los principales problemas de estos pacientes que son la desnutrición y deshidratación. Este ha sido el eje de los temas tratados en el Primer Congreso Mundial de Disfagia que se ha celebrado recientemente en Barcelona organizado por la European Society for Swallowing Disorders (ESSD), y que ha girado entorno a la importancia de establecer dietas adaptadas en una triple vertiente: adaptación de viscosidad y textura: adaptación de aporte calórico y proteico; y adaptación organoléptica. Para ayudar a que esta alimentación sea también gastronómicamente atractiva y bien aceptada por el enfermo, los prestigiosos chefs Carme Ruscalleda y Fermí Puig han participado en el congreso, destacando la importancia de que vista, olfato y gusto trabajen juntos para conseguir que los platos no sólo cubran las necesidades proteicas y energéticas o sean seguros, sino que también sean atractivos y proporcionen placer al paciente. Para ello, desde la Fundación de Investigación en Gastroenterología (FUREGA), aconsejan comer alimentos que contengan proteínas, tanto de origen animal como vegetal por ejemplo carne, pescado, huevos, leche y legumbres. También que sean ricos en fibra, favorece la actividad intestinal y evita el estreñimiento (verduras, frutas y cereales integrales), además aportaran vitaminas y minerales. Y todo teniendo en cuenta que a la hora de triturar la comida debe evitarse una aportación excesiva de agua o líquidos que reduzcan demasiado su valor nutritivo.

¡Por una deglución segura!

1. El enfermo debe permanecer bien despierto y orientado en el momento de las comidas.
2. Comer en trozos pequeños y preferentemente blandos y lubricado.
3. Comer poco a poco y sin distracciones (evitar la televisión, conversaciones, etc).
4. Beber a pequeños tragos y evita beber con pajita
5. Permanecer bien sentado con la espalda a 90° durante al menos 30 minutos.
6. Limpiarse los dientes de forma exhaustiva al terminar cada comida.
7. Cuando hay dificultad para tragar alimentos sólidos, triturar los alimentos en el mismo momento de ingerirlos. Así conservaran mucho más su gusto y propiedades. Triturar y pasar por un colador los alimentos preparados para que tengan una textura uniforme, evitando la presencia de grumos, huesos, espinas o filamentos. Evitar las frutas verduras con semilla que no se pueden separar (kiwi, fresas, etc.) y los alimentos que se desmenuzan en la boca (magdalenas). No añadir más líquido del necesario en el triturado, ya que podria reducir su valor nutritivo. No se sopa de fideos o de arroz sin triturar: los fideos y el arroz se pueden dispersar en la boca y provocar que se ahogue. Se pueden añadir salsas o leche que darán más suavidad y gusto.
8. Cuando hay dificultades para tragar líquidos, se pueden espesar los líquidos con pesantes que se encuentran en las farmacias. También hay que colar bien los zumos de naranja para evitar que los residuos sólidos se queden pegados a la garganta.

CategoryNoticias

   (+34) 913 441 968

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar