El 53,3% de los españoles con estrés desarrolla una enfermedad física o problemas psíquicos o emocionales como ansiedad o depresión. Curiosamente, los factores familiares (74,3%) generan estrés más a menudo que los económicos (49,7%).

Según el VII Estudio Cinfasalud, avalado por la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS), 12 millones y medio de españoles en edad adulta se sienten estresados frecuente o continuamente, y la mitad (53,3%) acaban desarrollando una enfermedad física o problemas psíquicos o emocionales como ansiedad o depresión. Así lo revela el VII Estudio Cinfasalud, Percepción y hábitos de la población española en torno al estrés, avalado por la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS). De hecho, como afirma al respecto el doctor Antonio Cano, presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS), “el estrés laboral se está convirtiendo en nuestro país en un problema endémico, cuyas consecuencias sobre la calidad de vida y la salud del trabajador pueden ser muy graves. Por ejemplo, el estudio revela que la mitad (49,5%) de los españoles que sufre estrés por su relación con sus superiores desarrolla algún tipo de enfermedad física o problemas psíquicos o emocionales”.

De los polvos vienen los lodos

Según este estudio, los síntomas que más a menudo afectan a los españoles que sufren estrés son la irritabilidad (46,8%), la ansiedad (39,5%) y el insomnio (38%), seguidos de dolores de cabeza y musculares (32,2%) y fatiga física (29,9%). Si esta situación se prolonga en el tiempo, la salud física y mental de la persona puede acabar deteriorándose, lo que provoca que cuatro de cada diez encuestados afirmen que el estrés frecuente o continuo les genera problemas de concentración y rendimiento, el 4,6% asegura que le ha hecho perder a sus amigos y el 4,3%, que le ha llevado a renunciar a su empleo. Por último, el 1,7% declara que el estrés ha sido motivo de divorcio o separación y el 1,5%, de despido laboral. En general, los datos indican que el estrés afecta más a menudo a la mujer que al hombre, ya que una de cada dos (48,7%) declara sentirlo frecuente o continuamente, frente a uno de cada tres varones (31,5%). Por otra parte, los menores de 45 anos presentan un mayor grado de estrés que quienes han superado esta edad. También el hecho de tener hijos influye significativamente en el nivel de estrés: dentro de los mayores de 31 años, un 61,2% de los que declaran sentirse estresados continuamente, tienen hijos.

QUÉ HACER

1. Afronta las situaciones difÍciles. En vez de postegarlas o evitarlas, hazles frente, ya que dejarán de angustiarte una vez las identifiques y resuelvas.

2. Entrénate en la solución de problemas. Define el problema de manera clara, haz una lista con las posibles soluciones y otra de los pros y contras de cada una. Tras esta toma de decisiones, es importante que dejes de darle vueltas al problema. 3. Organiza bien tu tiempo. Planifica bien tu agenda del día. En caso de falta de tiempo, selecciona las tareas más importantes de acuerdo a las prioridades y, si es necesario, delega. Y, si aun así, la presión es excesiva, aprende a decir “no”.

4. Te mereces un descanso. Asigna un espacio diario al ocio y a las relaciones personales.

5. Aprende técnicas de autocontrol. Practicar de manera regular actividades como relajación, meditación, mindfulness o yoga te ayudará a neutralizar la activación fisiológica del organismo que produce el estrés.

6. Fomenta las relaciones personales y sociales y apóyate en ellas. Cuando sientas que no sabes cómo resolver un problema, pide ayuda o consejo a las personas en quienes más confías.

7. Cuida tu dieta. Sigue una dieta saludable, variada y equilibrada, que incluya una gran cantidad de frutas y verduras. Mantén horarios regulares y tómate siempre tu tiempo para comer con calma. Además, evita las bebidas con cafeína o alcohol o, si las consumes, hazlo con moderación.

8. Haz deporte de manera regular. La mayoría de los expertos recomiendan dos horas y media de actividad aeróbica a la semana como correr, montar en bicicleta o nadar, siempre de acuerdo a tus capacidades

9. No restes horas de sueño. Descansado, afrontarás mejor cualquier conflicto o situación amenazante.

10. Recurre a ayuda profesional si es necesario.

Estrés y anorexia, un círculo vicioso

El estrés que ocasiona la vuelta a la rutina laboral o escolar puede ser un factor de riesgo de anorexia, según explica la psiquiatra Marina Díaz Marsá, directora de SOMMOS Desarrollo Personal. “La relación entre el estrés y la anorexia o la bulimia es, en muchos aspectos, un círculo vicioso. Sentirse estresado o abrumado puede desencadenar conductas alimentarias desordenadas, que se utilizan como un mecanismo de afrontamiento. Ya su vez, el comportamiento compulsivo, los temores y los constantes pensamientos negativos que caracterizan a los TCA aumentan los niveles de estrés”. Esta experta alerta del fuerte estrés al que se somete a menudo los escolares con el comienzo de curso por la presión de los estudios, las relaciones amigos o los problemas en casa”, y recuerda que “los motivos por los que el estrés puede contribuir al desarrollo de un trastorno alimentario se basan en que cuando nos sentimos fuera de control, naturalmente tratamos de encontrar formas de hacer frente a estos sentimientos desagradables. Para algunos, comer compulsivamente o restringir las calorías se convierte en el camino para lidiar con el estrés. Cuando las personas restringen los alimentos tienen sensación de control, para las que comen compulsivamente, comodidad y alivio”, afirma. Además, no sólo la anorexia y la bulimia causan estrés fisico al cuerpo, sino que también pueden exacerbar el psicológico. Preocuparse por la comida, las calorías y el peso son una fuente considerable de ansiedad  y conduce a sentimientos de baja autoestima que elevan los niveles de estrés.

CategoryNoticias

   (+34) 913 441 968

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar